Descubro la metodología de voz, Linklater a mis 21 años cuando empecé a estudiar en el Estudio Corazza para la actuación donde me formé como actriz. Llegaba con mucha tensión y rigidez viniendo de la danza clásica. Además si a eso le sumas una educación bastante represora, la rigidez no solo era física sino mental. Y este método me cambió la manera de vivir.

En esos primeros años de formación, mi primera profesora de voz fue Leticia Santafé. Con quien me encuentro el problema de que no puedo decir un texto junto con una emoción. Me ahogaba. Cortaba la emoción para hablar. Me faltaba el aire. Y si a eso le añadías un patio de butacas lleno la cosa empeoraba. O lo contrario, gritaba de puro miedo, herramienta de la que echaba mano cada vez que estaba insegura. Empujaba constantemente. Al acabar en el estudio me marché a vivir a EEUU, Nueva York concretamente. Me fui con la idea de convertirme en una actriz de musicales. Se quedó tan solo en una idea que pronto se transformaría en otra cosa. Seguí formándome, tomando clases de canto, danza, de interpretación y de voz Linklater. Volví a España con la certeza de que deseaba seguir explorando semanalmente con mi voz y mi cuerpo y tuve la suerte de participar durante casi tres años en un grupo de voz muy reducido con Ana Laan, otra de mis profesoras. Fui una afortunada. No paré de tomar clases aquí y allá hasta irme a Escocia donde mi maestra, Kristin Linklater impartía la formación. Antes de terminarla, empiezo a incluir los ejercicios que iba aprendiendo en mis clases de movimiento. Sentía que mis clases de movimiento sin voz estaban incompletas. Bueno primero fueron clases de danza clásica y en seguida la cosa derivó en contemporánea y lo fui deconstruyendo hasta que se convirtió en movimiento libre sonoro. Venían músicos a tocar a mis clases para explorar la vibración en el cuerpo y encontrar un gesto y sonido en una palabra. Entre clases individuales y grupales iba haciendo mi propio mejunje de voz, movimiento expresivo, técnica Alexander, Michael Chejov, Euritmia, Yoga… todo lo mezclaba para llegar finalmente a la PALABRA. Este ha sido y es mi interés y búsqueda. Cómo acercar el hemisferio derecho del cerebro al izquierdo. Tender puentes. Verter toda esa riqueza sonora y corporal en el texto.

Finalmente consigo la Acreditación en el 2015 como maestra de voz Linklater por Kristin Linklater. Unos años antes ya había empezado a impartir clases de voz en la Escuela universitaria TAI y en la Central de Cine además de las clases de movimiento en el Centro del actor de Lorena García de las Bayonas. Llevo cinco años dando clases de voz en el Estudio Corazza para la actuación. Y por mi interés en llevar la herramienta de la voz y del cuerpo a un ámbito terapéutico comienzo a impartir talleres de voz y movimiento en la cárcel de Alcalá Meco. Termino mi formación como terapeuta Gestalt en el 2021 mismo año en el que creo el CENTRO VOZ EN MOVIMIENTO junto con mis dos compañeras Ana Laan y Leticia Santafe. Un espacio en el que ofrecemos talleres de voz y movimiento presenciales y on line de voz hablada y cantada junto con un entrenamiento semanal para que el instrumento esté en forma. Mismo años en el que empiezo a vivir entre Barcelona y Madrid donde imparto también talleres.

“Podría estar encerrado en una cáscara de nuez y sentirme rey de un espacio infinito”

Hamlet, Shakespeare.

La comunicación es la consecuencia del deseo y de la libertad, lo único que puedes hacer es dejar que salga.

Kristin Linklater
DOCENCIA